San Pedro

SAN PEDRO es "la planta que hace que los ojos se maravillen", según la describió un autor francés. Los toltecas y chichimecas conocían el peyote, por lo menos dos milenios antes

de la llegada de los europeos al continente americano. El etnólogo Carl Lumholtz estima que, en realidad, su uso se remonta a más de tres mil años de antigüedad, ya que un símbolo utilizado por los tarahumaras en la ceremonia del peyote, aparece en tallas rituales que datan de esa fecha, preservadas en rocas volcánicas.

Cacto arbustivo de porte columnar y muy ramificado desde la base. De 3 a 7 m de alto y generalmente sin distinguir el tronco principal. Tallos cilíndricos color verde oscuro, a veces glauco, de 5 m de largo y 8-15 cm de diámetro. De 5-14 costillas, anchas, redondeadas, con profundas muescas antes de cada areola, estas son blanquecinas y cercanas entre sí. De 3-7 espinas (en ocasiones ausentes), amarronadas, de 0,5 a 2 cm de largo. Las flores, de color blanco, nacen cerca del ápice del tallo, son nocturnas y con una fuerte fragancia, de 19-24 cm de largo y 3-4 cm de diámetro; pericarpelos y tubo floral con pelos negros. Fruto oblongo, verde oscuro de 5-6 cm de largo y 3 cm de diámetro.

Etimología y denominaciones:

Se cree que el nombre de San Pedro hace referencia a las propiedades enteogénicas del cactus, pues lleva el nombre del santo cristiano que precisamente guarda las Puertas del Cielo. En América Central, el San Pedro recibe también los nombres de "aguacolla" o "gigantón".

El San Pedro es un cactus en forma de columna, largo y de crecimiento rápido. Cada año, se eleva aproximadamente un metro y su diámetro aumenta alrededor de 12 centímetros.

La mezcalina pura tiene el aspecto de pequeños cristales de color blanco y sabor muy amargo.

Etimología y denominaciones:

Se cree que el nombre de San Pedro hace referencia a las propiedades enteogénicas del cactus, pues lleva el nombre del santo cristiano que precisamente guarda las Puertas del Cielo. En América Central, el San Pedro recibe también los nombres de "aguacolla" o "gigantón".

El San Pedro es un cactus en forma de columna, largo y de crecimiento rápido. Cada año, se eleva aproximadamente un metro y su diámetro aumenta alrededor de 12 centímetros.

La mezcalina pura tiene el aspecto de pequeños cristales de color blanco y sabor muy amargo.


Después del peyote, el San Pedro es el que más concentración de mezcalina presenta. La mezcalina ha sido utilizada con fines diversos. Tradicionalmente tuvo un rol esencial en rituales religiosos, entre nativos americanos, quienes consideran esta sustancia permite abrir el espíritu. Habiendo penetrado en otras culturas, la mezcalina fue utilizada con propósitos recreativos, pero también, como entactógeno, para facilitar la psicoexploración.

Planta Medicinal.

  • El fruto se come, tiene un sabor suave.
  • El tallo en decocción, para friccionar y lavar la cabeza; se estima que además: mantiene el color, le da vida y pone dócil el cabello.
  • Al tallo fresco y limpio se le saca el mucílago y se emplea para lavar el cabello o para friccionar el cuero cabelludo.
  • Para la caspa, el tallo pelado, cortado o licuado, remojado en agua fría con corteza de raíz de "tacsana", colocar en la cabeza durante 5 minutos y enjuagar. El tallo limpio de espinas, cortado o raspado se coloca en un frasco dejándolo fermentar (mientras más fermentado es mejor), el producto obtenido es empleado para lavarse el cabello; no es necesario el champú.
  • Dolor de cabeza, el tallo limpio y cortado en rodelas se coloca en la frente y se sostiene amarrado.
  • Dolor de riñones y "puntada": un "parche" del tallo como emplasto en la zona de dolor.
  • Lumbalgias: emplastos del tallo lo más calientes posible, se colocan y se amarran a la cintura; cambiar 2 o 3 veces por día.
  • Antimicotico, tallos molidos se aplican como emplasto sobre la parte afectada; repetir hasta que se acabe el problema.
  • Cicatrizante, colocar un "parche" del tallo sobre la herida.
  • Marcas de cicatriz, colocar los tallos molidos en emplastos sobre la cicatriz.
  • Dermatosis, el tallo en rebanadas o molido se coloca en la parte afectada.
  • Edema, colocar un "parche" del tallo para "sacar" el golpe o la inflamación.
  • Fiebre, el tallo limpio de espinas y cortado en rodelas, se coloca como cataplasma en la frente; empleado para combatir la fiebre del niño y del adulto. El tallo machucado o molido se coloca como emplasto cuando la fiebre es muy alta; también en niños y adultos.
  • Con la savia, se fricciona bien la frente, las axilas y las plantas de los pies; también se puede colocar un "parche" en los lugares señalados.
  • Fiebre provocada por infección: especialmente indicadas las rodelas del tallo como cataplasma en la frente, nuca y en algunos casos en el estómago.
  • Sinusitis, Al tallo limpio de espinas se le saca un "parche" que se coloca caliente en la frente.
  • Antiparasitario, eliminación de tenia, los tallos de san pedro hervidos con alumbre y limón se indican para el ganado y las cabras.
  • Fiebre aftosa, del tallo de cactus machacado se obtiene un líquido que se le da al animal.
  • Jabón, el tallo cortado remojado filtrado con o sin el agregado de alumbre o sal se ocupa para lavar las lanas, dándole más consistencia al tejido.
  • Como ornamental es muy decorativo y resistente.
  • tomado en pequeñas dosis es un excelente antioxidante y regenerativo celular